¿Cuanto tiempo hace que no te imaginas el mundo como un niño?

Aquí estamos en una primavera hostil con más oscuridad que luz.
Pero cree y llegará, como llega todo. Y los nubarrones se irán.
Hoy quiero pintar esos pequeños detalles que te hacen grande.
Que no se compran, que no se venden, que no van anclados a un cargo.
Todas esas cosas que te definen y que te hacen especial y distinto.
Que hacen que llenes el espacio en el que te mueves y que inventes un mundo en el que todos quieren vivir.
Que dejes huella dando luz a cualquier día.
Por todas esas veces en las que ganaste la guerra sabiendo perder las batallas.
Por esas en las que el orgullo te ganó pero te enseñó que es mejor respirar y callar.
Por las que dejaste el protagonismo a otros siendo el artista invitado.
Por que supiste ir sin que te llamasen y venir sin hacer ruido.
Por que pediste perdón de corazón.
Porque excusaste lo inexcusable y te creíste la excusa.
Porque ves siempre algo bueno.
Por todas esas veces en las que logras relajar un ceño fruncido y pintar una sonrisa.
Por todas esas cosas que merece la pena vivir.
Hoy va por ti, por vosotros.
No dejéis de creer.
Pinta el cuadro de tu vida como a ti te guste e invítame a vivir e él.
Desde EL ALMENDRO DE MARÍA os deseamos un feliz fin de semana.

No hay comentarios

Publica un comentario