INFLORESCENCIA…

Está muy de moda la alimentación  “sana” como si fuera algo innovador,  pero sobre todo la cocina reinventada, a la que si acompaña una palabra complicada parece convertir algo sencillo en lo más sofisticado.

Hoy sin ir más lejos, leyendo las recetas de una revista, leía INFLORESCENCIA.

La ignorancia es muy osada, pero la palabrita se las trae.

Pues bien, la curiosidad me llevó  a buscar su definición y voy a compartir con los que como yo les resulta un  vocablo nuevo.

Dícese del conjunto de flores que, agrupadas de diferentes maneras, van a dar origen a los frutos y a las semillas de las plantas.

Bueno, si alguien hubiera estado mirándome hubiera observado que mi primera reacción fue cara de emoticono con ojos abiertos como platos. No es que la definición fuera difícil, ¡para nada!,  pero tuve q releerla despacito para componer  una imagen mental del significado.

Al final es muy fácil de entender cuando alguien te explica que la “pella” de la coliflor, no es otra cosa que la estructura precursora de las flores de la planta… he ahí una INFLORESCENCIA.

Pero es que hay muchas q nos comemos a diario como la alcachofa, el brócoli , el girasol, el romanescu, o las coles de bruselas…

A ver cuántos sabíais que en nuestra dieta habitual estamos ingiriendo  productos definidos por ese “bonito palabro”.

Pues ale!,  me voy que hoy me toca cocinar “plato de inflorescencia al gratín con bechamel”… cómo te quedas???…. jejeje. 

Desde El Almendro de Maria os deseamos un FELIZ FIN DE SEMANA.

 

 

 

No hay comentarios

Publica un comentario