Los pies me invitaron a huir….

Los pies me invitaron a huir.
Dejé volar la imaginación y en un lugar del alma encontré un rincón.
Olía a lavanda, tomillo y romero y me instalé.
Lo pinté a colores, lo adorné con flores.
Mezclé agua helada, almendra y musgo
y entre maderas y brisa de menta, me sentí bien.
Dejando al sol iluminar mi cara, mientras una infusión de melisa y canela, calentaba mis manos,
cerré los ojos, y al respirar el aire fresco, supe que había encontrado mi rincón.
Y cuando necesite paz y un lugar donde el retiro me acerque a la felicidad…
EL ALMENDRO DE MARIA, mi rincón, será también el tuyo.
Y desde él os deseamos un feliz fin de semana.

No hay comentarios

Publica un comentario