DE AQUELLAS FOTOS… ESTOS BONITOS “PALABROS” …

Ojeando fotos en papel, de esas que ya han desaparecido por los formatos digitales, me di cuenta que ellas dicen mucho más de mi de lo que jamás hubiera pensado.

Esas instantáneas frescas que plasmaron momentos irrepetibles en las que no había posibilidad de retocar muecas, ni contrastes, ni filtros, ni brillos… salían como salían y no se dejaban ver hasta incluso semanas después de haberse hecho.

Esa incertidumbre  cuando íbamos a recoger al fotógrafo,  el mayor de los sobres sorpresas, eso si no se había velado y te encontrabas con que no había nada  para llevarse a casa.

Una vez en un viaje a Bilbao me robaron la cámara de fotos, he de decir que uno de los mejores regalos que había tenido en mi vida, y mi mayor disgusto no fue la camara, si no que en ella iba el carrete de todas mis vacaciones.

En esos papeles viejos, amarillentos, a los que ya les falta alguna esquina y muchos en blanco y negro, les agradezco muchos recuerdos que hoy están llenando mi día.

Cumpleaños que mi madre siempre nos celebró rodeados de amigos y familia; bodas y bautizos en los que nos juntábamos los primos carnales, primos segundos, tíos… y parientes que solo venían para estos eventos.

Las modas de las épocas y los peinados que menos mal  que han ido evolucionando con nosotros.

Y entre todo, los que se han ido y que ahora son imágenes desdibujadas o en el mejor de los casos alguno se ha quedado anclado en esos recuerdos de momentos imborrables.

Alguna me transporta incluso a  olores que se quedaron tatuados como fotos….. La crema  Bella Aurora  de la abuela, los  Ducados del abuelo,  la mejor  empanada de acelgas,  la leche fresca de vaca recién hervida (este olor a mí nunca me emocionó mucho, pero el bizcocho que luego hacían con la nata que se le quitaba, no tiene comparación a ninguno que haya comido después), el olor a vendimia y a bodega cuando el abuelo hacia el vino en casa, el del  magosto, el de la hierba segada para los animales…Mmmmm

Claramente otra forma de vida en la que crecí, y que en algún momento se quedó metida en un baúl con estos álbumes.

Pero se que pinceladas de todo esto hoy son el resultado de  lo que soy, incluso con palabras heredadas mal dichas, mal aprendidas y mal repetidas en el tiempo.

No os ha pasado con alguna que de repente, alguien se atreve a deciros…. “oye eso no se dice así….se dice…..” ( dices ARRIMAR y no arimar como dije hasta bien mayor…. o PETRIL en vez de pretil …), y los ojos como platos  porque “juraríais” que por supuesto  la forma correcta es la que llevas diciendo años, hasta que los buscas en el diccionario y …… error!!!! Siempre la dijiste mal.

Y si a esas mal aprendidas añadimos las que hemos oído medio bercianas, medio inventadas, medio mal dichas y  que nos acompañaron durante toda la vida porque así las decían nuestros mayores… ahí tenemos nuestro personal diccionario de “bonitos palabros”.

Pue así y viendo fotos, recordamos también una forma de hablar de los abuelos, las AZANAHORIAS y las ENCELGAS  estaban buenísimas en puré; nadie te ACUCHABA  como la abuela; si metías la pata, pues APENCABAS con lo que te echasen; había que esperar a que llegasen todos para ENCETAR el jamón; para el SECAÑO, el vino del abuelo, una vez que se le quitase la BORRA; si comias muchas castañas te daban RAYADAS de barriga; ir preciosa era ir TODA ESFARAGALLADA, y por supuesto yendo peripuesta ni oír hablar de meterte por LOS COSTRAPEDOS….( ¿cuáles son las vuestras?)

Desde EL ALMEDRO DE MARÍA hoy te invitamos a que tires de recuerdos y nos digas qué palabros de esos que te han acompañado siempre te llevan a recordar a toda esa gente querida. Y si no tenéis plan para el finde, sacad del baúl los álbumes de fotos y seguro que unas cuantas risas tendréis aseguradas.

¡¡FELIZ FIN DE SEMANA, que el viernes ya está ahí!!!!

No hay comentarios

Publica un comentario