ROLLOS DE AMOR…

Y no nos referimos a Un “rollito” de esos que el diccionario define como una relación amorosa y generalmente pasajera.

En este día de San Valentín vamos en busca de algo dulce.

A pesar de que febrero es un mes de ayuno, lo vamos a convertir  sobre todo en amoroso y dulce. Tenemos recientes las orejas de carnaval y para el día en que Cupido juega con sus flechas, nos vamos a dedicar a los ROLLOS DE AMOR.

INGREDIENTES

  • 250 ml DE AGUA (para la masa)
  • 135 ml DE ACEITE DE OLIVA 
  • 65 ml DE ACEITE DE GIRASOL
  • 250 g DE HARINA DE REPOSTERÍA (ya lleva levadura)
  • AZÚCAR GLASS
  • 5 HUEVOS 
  • 1/2 L DE AGUA(para el almíbar)
  • 6 CUCHARADAS DE AZÚCAR NORMAL
  • CANELA EN RAMA 
  • LA PIEL DE UN LIMÓN

Mezclamos los *dos aceites y el agua y lo llevamos a hervir en una olla.  Lo retiramos del fuego y vamos añadiendo la harina a cucharadas (ya tamizada para que no haga grumos)y vamos mezclando hasta que se haga una pasta homogénea.

Hay que dejarlo enfriar pero no meterlo en la nevera, así que tienes una media hora para  hacer algún recadito mientras se enfría.

Una vez frió se van añadiendo los huevo UNO A UNO y se envuelven con una cuchara de madera, y nunca se echa el siguiente hasta que el anterior no este bien integrado en la mezcla ( parecido a la masa de los buñuelos, si los habéis hecho alguna vez).

Precalentamos el horno a 200º y colocamos en una bandeja engrasada o con papel de horno montoncitos de masa separándolos lo suficiente ya que doblarán el tamaño y haciéndoles un agujero en el medio para que queden tipo rosco. No pasa nada si al crecer se cierra el agujero, a mi me pasa muchas veces. No debo de hacer el agujero lo suficientemente grande y me quedan mas bien bollo que rosco. Horneamos unos 25 minutos, pero ojo que no se quemen, si hace falta bajad un poco la temperatura sobre la marcha, no pasa nada.

Mientras podemos ir haciendo el almíbar  con el que los empaparemos mas tarde. Ponemos el agua a calentar con las 6 cucharadas de azúcar, la canela y el limón solo la parte amarilla ( procurad que no vaya lo blanco para que no amargue) y solo es cuestión de dejarlo reducir hasta que se haga denso.

Una vez sacados del horno y todavía calientes , los mojamos en el almíbar y los colocamos en un papel absorbente para que quede el almíbar sobrante.

y por último, y a gusto se espolvorean con azúcar glass.

Puedes hacerlos solo con almíbar, solo con azúcar glass o con almíbar y azúcar glass , ahí ya va en los paladares de los más golosos.

 

*si prefieres solo aceite de oliva, y no quieres mezclar con el de girasol , para que no te quede tan fuerte de sabor, ponlo a calentar antes de usarlo con una corteza de naranja y luego lo dejas enfriar, ya verás que aroma más rico le da.

Si quieres impresionar en San Valentín  al amor de tu vida y no quieres caer en la rutina de lo de siempre. No hace falta grandes excesos.. un café, un chocolate o un té y unos rollos de amor …( os pondría ahora un emoticono guiñando un ojo, pero no tengo, jejeje).
Desde EL ALMEDRO DE MARÍA , ¡Feliz San Valentín!
No hay comentarios

Publica un comentario