SOL, ¡SI!, PERO PROTEGIDOS

Ya está aquí.

Lo estábamos esperando y estos paseos cortos de una hora nos van a venir fenomenal para recargar la pila de la vitamina D.

Pero no debemos olvidarnos que llevamos mucho tiempo «hibernando» y que nuestra piel ahora quedará expuesta a una luz demasiado intensa.

Es muy importante protegerse adecuadamente para evitar quemaduras y prevenir el cancer de piel.

El sol nos da muchos beneficios pero sus RUV (rayos ultravioleta)  actúan con una energía que pueden dañar y alterar las células de la piel a largo plazo. Por eso es conveniente protegerse para quedarnos solo con los beneficios.

Las quemaduras (ardor, sensación de calor y picor), no solo se dan cuando estamos en bañador tirados al sol en la playa o la piscina. Las áreas más sensibles de nuestro cuerpo son cuero cabelludo, cara, orejas, cuello, espalda, pecho y el dorso del pie.

En estas primeras salidas podemos evitar lesiones de forma sencilla con unas recomendaciones básicas haciendo de que la exposición al sol sea segura .

1- Deberíamos evitar el sol del mediodía en las horas centrales entre las 12 y las 15, ya que los rayos del sol inciden más directamente. Por los horarios del estado de alarma a lo mejor no lo tenemos muy fácil pero debemos cuidarnos y en el peor de los casos buscar las zonas de sombra.

*Los niños menores de 2 años no deberían exponerse directamente al sol.

2- Usar crema solar con FPU (factor de protección ultravioleta) adecuado

Hay que aplicar la loción entre 20 y 30 minutos antes de la exposición al sol para asegurar que está siendo efectiva y especialmente durante estos primeros días debemos usar FPU altos (25,30,35,ó 50) y no olvidarnos que solo protegen durante un tiempo ( si sudamos haciendo deporte,o con el roce de la ropa, los tiempos se acortan).

¿Cómo calculamos ese tiempo?, multiplicando el tiempo de protección natural (entre 20 y 30 min. según piel) por el factor solar que usemos.

EJEMPLO: una piel muy clara ( protección natural de 10min.) con un protector solar de 15, estaría protegida 150 min., lo que no quiere decir que el factor 15 sea el adecuado para pieles muy claras pero es para que veais la diferencia entre nada y protector.

Por supuesto hay que usar suficiente cantidad de protector solar. Para visualizarlo  de manera muy casera, un adulto necesitaría 4 cucharadas de crema para proteger el cuerpo completo. Y a medida que nos vayan dejando más tiempo para salir, tal vez tendremos que llevarnos la crema en la mochila y volver a echarnos alguna que otra vez sobre las zonas más expuestas.

3- Para las personas muy sensibles al sol, se puede reforzar la protección desde el interior con antioxidantes adicionales que podéis encontrar en las farmacias y que seguro el farmacéutico os aconseja de los productos más adecuados, aunque habría que empezar a tomarlos unas semanas antes de la exposición para mayor efectividad.

4- La ropa es nuestra principal defensa, aunque su factor de protección contra los rayos UV depende  de factores como el color, el tipo de material, la densidad y grosor de las fibras... Así que ir vestido no es sinónimo de ir completamente protegido. Y tener en cuenta que la ropa mojada permite una mayor penetración de los RUV.

Las fibras sintéticas o semisintéticas y las telas brillantes que reflejan más RUV protegen más que las mates (tipo lino).

Los materiales más delgados tipo sedas y algodones, dejan pasar más los RUV que los más pesados tipo vaquero o pana.

Los colores influyen mucho, los oscuros como el negro y rojo absorben más RUV que el blanco o los colores pastel, bloqueando el paso de los mismos antes de que alcancen la piel. Entre más oscuro sea el color, mayor será la protección contra los RUV.

Por ejemplo, una simple camiseta de algodón blanca seca tiene un factor de protección 5 (mojada baja su protección a 3 ó 4);  mientras que un vaquero azul oscuro tiene un FPU de 1700, eso significa  que en la camiseta 1 de cada 5  RUV alcanzan la piel mientras que en el vaquero solo 1/1700.

Aunque también existe ropa especial con factor de protección incluido, si sabemos jugar y utilizar los tejidos y colores, conseguiremos una protección óptima.

5- No podemos olvidarnos de las gafas y los sombreros. Estos últimos junto con las gorras son la principal forma de protección de la cabeza, y para que sea efectiva, se recomienda que tengan como mínimo 7,5 cm de ala.

Las gafas, por favor,  que sean homologadas para que cumplan bien las directivas europeas aplicables (marca CE) y si son graduadas, en tu óptica te asesorarán de los cristales adecuados.

Deben cubrir los ojos, los párpados y la mayor parte de piel posible alrededor del ojo.

RESUMIENDO:

  • CREMA PROTECTORA.
  • SOMBREROS O VISERAS.
  • GAFAS DE SOL.
  • PRENDAS DE VESTIR ADECUADAS.

Y con todo esto, creo que podemos salir a disfrutar del sol y del aire puro.

¡CUIDENSE!

 

No Comments

Post a Comment

BIENVENIDOS A EL ALMENDRO DE MARIA (alojamiento COVID-FREE )

 

Todos hemos aprendido algo durante el confinamiento.
Vivir el momento y buscar la felicidad en las pequeñas cosas es lo más importante.  La familia, los amigos, los besos y los abrazos son planes prioritarios que  no queremos volver a alejar del día a día. Y cuando recuperemos las reuniones y reencuentros no querremos desaprovechar ni un momento.


En El Almendro de María, estamos trabajando en la seguridad dentro de las normas que requiere esta situación.

Garantizaremos una exhaustiva limpieza y desinfección  siguiendo las normas y productos homologados por el ministerio de Sanidad.

Os iremos informando de cualquier cambio adoptado que nos indiquen las autoridades.

Mientras tanto estamos a vuestra disposición para cualquier duda que podamos aclarar.

crelalmendro@gmail.com   Teléfono +34 633 48 11 00