PATATAS RELLENAS AL ESTILO DE ESTHER

Estamos seguros que ya a estas alturas , muchos  habéis conocido los platos y rincones de esta maravillosa tierra.
Y ojalá eso os anime a volver algún día a visitar EL BIERZO más tranquilamente.
Nuestra casa, hogar de paso para muchas culturas y nacionalidades se va empapando de regalos culturales y  vamos ampliando recetario.

Y a pesar de que el Bierzo es un lugar excepcional para comer hoy queremos dedicar nuestra receta a todos los que de otros países habéis compartido con nosotros alguna delicia culinaria.

PATATAS RELLENAS AL ESTILO DE ESTHER.

INGREDIENTES: PURÉ ESPESO DE PATATA.
PIMIENTO ROJO, CEBOLLA, AJO, TOMATE
CARNE PICADA DE TERNERA O DE POLLO (incluso mezclada).
HUEVO, PAN RAYADO
ACEITE Y SAL.

Hacemos un puré de patata espeso, nosotros lo hemos hecho con patatas naturales, una vez cocidas solo con agua y sal ,las trituramos escurridas y le añadimos un chorro de leche y una cucharada de mantequilla.
El puré tiene que quedar con una consistencia que se pueda trabajar con las manos para amasar.
Si preferís podéis utilizar el puré de bolsa que se prepara rápido y el resultado es muy parecido.
Mientras enfría un poco, preparamos el relleno.
En una sartén con un poco de aceite pochamos la cebolla, el pimiento picado en trocitos y el ajo.
Le añadimos la carne picada y un tomate rallado. Sazonamos con sal y pimienta y nosotros le damos un toque de cúrcuma (opcional).
Para el relleno , Esther, una gran amiga cubana, utilizaba “ropa vieja” además del cariño con el que nos las hacía, creo recordar que le añadía aceitunas picaditas, jamás las hemos vuelto a comer tan ricas como aquellas.
Pero nosotros las hemos personalizado y hacemos una mezcla que si te sobra, también la puedes utilizar para empanadillas o fajitas…
Para formar las bolas de patata, cogemos en la mano una cucharada de puré como veis en la foto, echamos una cucharadita del relleno en el centro y la cerramos dando forma y dejando en el medio la carne.
Rebozamos las bolas con huevo y pan rallado y freímos en abundante aceite o freidora a fuego fuerte.
En cuanto se doran podemos sacarlas porque como el resto de los ingredientes ya están hechos, solo tienen que dorarse por fuera.
La escurrimos en papel de cocina para eliminar el exceso de grasa y a la mesa.
En nuestra casa siempre son un éxito y a los niños les encantan porque les resultan muy fáciles de comer.

Y ahora en EL ALMENDRO DE MARÍA, nos quitamos el mandil y vamos a esperar a nuestros huéspedes y predisponernos para disfrutar del finde que esta ya a la vuelta de la esquina.

FELIZ JUEVES …(de momento)

No hay comentarios

Publica un comentario